Signasol: Mi opinión sincera

Signasol: Mi opinión sincera

¿Estás buscando un suplemento a base de colágeno que reafirme y rejuvenezca tu piel? Pues, en este post, te hablo de Signasol Ampollas y te doy mi opinión más sincera sobre este producto del que todo el mundo habla.

Llevo tomando colágeno muchos años. Me lo recomendaron en una clínica de estética en la que me realicé un tratamiento de radiofrecuencia para potenciar los efectos de las sesiones que me hice después de tener a mi hijo.

Por aquella época apenas dormía y mi piel fue perdiendo colágeno a pasos agigantados y la flacidez y las arrugas hicieron acto de presencia antes de lo que hubiese querido.

Por eso, recurrí a los tratamientos de estética y a este tipo de suplementos que son una excelente forma de reponer una parte del colágeno perdido y redensificar la tez.

Aquí te hablo del último que he probado, Signasol Ampollas y, además de darte mi opinión sincera, te cuento todo lo que necesitas saber sobre este suplemento que se ha convertido en uno de los más vendidos del mercado.

Ampollas Signasol: ¿Qué son y para qué sirven?

Signasol es una bebida de colágeno que reafirma la piel y combate la falta de firmeza tanto en la cara como en el cuerpo.

No sólo combate las arrugas, sino que también ayuda a reducir el aspecto de la celulitis.

¿Cómo? Pues, muy sencillo. Estas ampollas contienen péptidos de colágeno que, gracias a su bajo peso molecular, mejoran la firmeza de la piel de todo el cuerpo. Vamos, que en un mismo producto tienes la solución a dos de los problemas que más nos preocupa.

Esto es una de las cosas que más me llamó la atención de esta bebida porque, aunque quería tratar principalmente las arrugas, tampoco me venía mal una pequeña ayuda con la piel de naranja.

Ampollas de Signasol: Composición

Además de péptidos de colágeno, las ampollas contienen las siguientes vitaminas y minerales:

  • Vitamina C: Favorece la formación de colágeno mejorando así el estado y el funcionamiento de la dermis. Además, aporta luminosidad a la tez.
  • Vitamina E: Protege las células frente al daño oxidativo. Neutraliza la acción de los radicales libres, principales causantes del envejecimiento cutáneo.
  • Vitaminas B2, B6 y B12: Contribuyen a que el metabolismo energético funcione correctamente.
  • Zinc y Biotina: Ayudan a mantener la dermis en condiciones normales y mejorar su estado y su salud.
  • Cobre: Contribuye al correcto mantenimiento del tejido conectivo y proporciona firmeza a la piel.
  • BioPerine®: Mejora la absorción de todas las vitaminas y minerales que contiene la fórmula.

Aquí te muestro en INCI para que veas el resto de ingredientes y en qué proporciones están presentes. Cuanto más arribas, más concentrados están los principios activos.

Agua, colágeno hidrolizado, concentrado de zumo de uva roja, concentrado de zumo de pera, acidulante (ácido cítrico), L-ascorbato de sodio, ácido L-ascórbico, concentrado de zumo de naranja, citrato de zinc, gluconato de cobre, acetato de DL-α tocoferol, hidrocloruro de piridoxina, riboflavina, extracto de pimienta negra (BioPerine ®), D-biotina, cianocobalamina, colorante alimenticio (concentrado de cártamo), aroma, conservantes (benzoato de sodio, sorbato de potasio), espesante (xantano), edulcorantes (acesulfamo-K, sucralosa).

Además una de las cosas que más me gustan es que no contiene lactosa, gluten, colorantes artificiales ni alcohol por lo que es apto para celiacos y personas intolerantes a la lactosa y no daña la salud.

¿Cómo se toma?

1

La caja de Signasol contiene 28 ampollas. Se recomienda tomar una ampolla a diario, por las mañanas en el desayuno, para que el organismo absorba y asimile mejor todos los ingredientes.

Agita bien antes de consumirla para que los activos se mezclen entre sí.

Con una sola ampolla es suficiente. Su concentración de péptidos de colágeno, vitaminas y minerales es tan alta que no hay que tomar más; de hecho, no se debe exceder la cantidad recomendada.

Para notar los resultados, la marca aconseja tomar las ampollas durante al menos 8 semanas.

Contraindicaciones y efectos secundarios

Aunque el colágeno es una sustancia natural que el organismo reconoce y asimila fácilmente, es mejor evitar su consumo si se tiene alguna alergia a la proteína animal o si padeces fenilcetonuria, una alteración congénita, o tienes alergia a la fenilalanina.

Tampoco se recomienda su ingesta en aquellas personas que tienen problemas de estómago, renales o sufren diabetes.

Los efectos secundarios se pueden producir si tomas más cantidad de la recomendada. En este caso pueden aparecer dolores en los huesos, náuseas y vómitos, fatiga o estreñimiento. No son muy graves, pero hay que tener cuidado para evitarlos.

Además, también hay que aclarar que el colágeno no engorda. Esto es algo que preocupa a muchas personas, pero es un mito y no se ha demostrado.

Ampollas Signasol: Mi opinión sincera

Como te decía, tomo colágeno desde hace ya varios años, pero estaba un poco harta de tener que disolver el hidrolizado en agua.

Algunos polvos no se diluyen demasiado bien en agua y luego quedan grumos. Total, que es un poco engorroso.

Así que buscando un formato más práctico, encontré las ampollas de colágeno bebible Signasol y, después de leer opiniones y conocer sus ingredientes y beneficios, decidí darle una oportunidad.

Como te decía antes, una de las cosas que más me atrajo de este producto es que, aparte de combatir las arrugas y reducir la flacidez del rostro, también ayuda a reafirmar la piel del cuerpo y a reducir el aspecto de la celulitis.

Así que, si funcionaba bien, me estaría ahorrando un pico en cremas anticelulíticas también.

Soy muy constante y sigo al pie de la letra las instrucciones, así que he estado tomando estas ampollas durante más de 8 semanas, tal y como recomendaban y la verdad es que no estoy descontenta con el resultado.

Mi piel está un poco más rellena. No sólo lo noto en el rostro, sino también en el abdomen. Desde que di a luz tenía esta zona algo flácida y he notado que el aspecto ha mejorado.

Pero no es que sea milagroso; es decir, las arrugas y la celulitis siguen estando ahí, pero se han reducido un poco.

Sé que hace falta algo más que un suplemento alimenticio y que, para solucionar estos problemas, hay que llevar unos hábitos de vida saludables, usar cremas específicas y, a ser posible, hacerse algún tratamiento de cabina para conseguir resultados más eficaces.

Pero tampoco esperaba milagros y estoy más que satisfecha del aspecto de mi piel. De hecho, seguiré tomándolo a pesar de su sabor que no es que me resulta demasiado agradable que digamos, aunque no es de los peores que he tomado.

Aunque tampoco voy a renunciar a mis productos de cabecera para para tratar las arrugas y la celulitis: la crema Antiage de Nezeni y el Gel anticelulítico de Akento.

Y esto es todo sobre las ampollas bebibles de colágeno Signasol. Espero que te haya ayudado a despejar todas tus dudas sobre este producto.

Lo último