Los remedios caseros más eficaces para tratar las estrías

Los remedios caseros más eficaces para tratar las estrías

Las estrías son una constante en la vida de muchas personas, en especial de las mujeres. Es una molestia muy visible de la que parece imposible librarse.

Aunque para ayudarte a conseguirlo, he creado este resumen de los remedios caseros más interesantes a la hora de tratarlas.

Existen multitud de trucos y consejos, pero ojo, porque no todos son igual de eficaces. Por eso, para que no te rompas la cabeza pensando y probando, aquí te explico cuáles son los que mejor me han funcionado a mí y, por tanto, los que te recomiendo que pongas en marcha.

Además, vamos a comenzar con un pequeño repaso para situarte y que conozcas bien a tu enemigo, ya que solo así podrás dar con las claves para poder decirle adiós para siempre a estos incómodos desgarros que se forman en la piel.

Empecemos por lo básico. ¿Qué son las estrías y cómo se forman?

Son marcas que se forman en la piel cuando esta sufre cambios muy bruscos. Vamos, que se expande de manera tan rápida que la dermis no tiene tiempo de regenerarse y acaba rompiéndose.

Así es como se generan estas marcas que tienen aspecto como de pliegues.

Esto es debido a que están relacionados con las alteraciones radicales del organismo, que pueden estar asociados con cambios hormonales (como la adolescencia), con determinadas enfermedades o el uso de ciertos medicamentos, el ganar o perder peso muy rápidamente y el embarazo, entre otros.

La mejor forma de evitarlas es, por tanto, cuidar tu dermis para que no sufra. Y para que esto funcione la correcta hidratación es importante, pero también tomar medidas que mejoren su resistencia y elasticidad, como activar la producción de colágeno y elastina en tu organismo.

Las claves principales para ponerles freno

Aunque ahora vayamos ahora a profundizar en los mejores remedios que puedes preparar en casa, antes tienes que tener claro que la única manera de que funcionen de verdad es tomando una serie de medidas. O, lo que es lo mismo, llevando un ritmo de vida sano.

Entre las cosas más importantes que no debes perder de vista, la primera y esencial es que te hidrates correctamente a diario.

Si no bebes agua con frecuencia, entorno a 2 litros cada día, tu piel se resecará y eso la llevará a perder elasticidad.

Además, debes tener una dieta variada, que incluya una buena cantidad de frutas y verduras diversas. En especial de aquellas que te aporten un alto contenido en vitaminas.

Otros alimentos útiles son las nueces, los frijoles y el pavo (ricos en zinc), los cítricos (aportan vitamina C), la soja (mejora la elasticidad) y los huevos, muy ricos en proteínas.

Tampoco está de más hacer ejercicio. No te digo que te mates en el gimnasio a diario, pero al menos intenta andar un poco todos los días y realizar actividades de mayor intensidad (como natación o ciclismo) dos veces por semana.

También puedes probar ejercicios que se concentren en las zonas donde tienes más estrías, como son los abdominales (para la tripa), el remo (brazos) o las sentadillas (glúteos y piernas).

En este post tienes todas las claves para combatirlas.

Descubre las mejores soluciones hechas en casa

Sin tener que salir de tu propio hogar hay muchos remedios que puedes preparar para ayudarte a reducir las estrías.

Tantos, que podemos englobarlos dentro de distintas categorías, como son las siguientes:

Aceites naturales

1

Los aceites son muy usados en el mundo de la cosmética por todas las propiedades con las que cuentan.

Como con tan solo unas gotitas puedes cubrir toda la zona afectada, también son rentables, así como fáciles de usar, pues solo debes aplicarlo sobre las estrías.

Entre los más interesantes con los que puedes hacerte se encuentra el de rosa mosqueta (con propiedades cicatrizantes), el de coco (previene que se rompa la piel), el de almendras dulces (muy rico en vitamina E, que aporta elasticidad y flexibilidad a la dermis) y el de linaza (con ácidos grasos Omega 3 y la habilidad de reactivar la producción de colágeno).

Otros remedios de fácil aplicación

Más allá de los aceites, hay otros elementos que puedes aplicar directamente sobre las estrías para poder reducirlas.

2

Por ejemplo, el zumo de limón, que mejora el aspecto general de la piel gracias a la vitamina C. Pero cuidado si tienes heridas, ya que te puede escocer.

Otra alternativa es la manteca de karité, que deberás extender directamente tras ducharte, con la piel recién lavada y seca, aunque tendrás que aplastarla bien para que pueda extenderse de forma sencilla.

Y, por supuesto, no podía faltar el gel de aloe vera, ya que esta planta es una de las mayores aliadas a la hora de cuidar la piel por sus múltiples propiedades, en parte gracias a que contiene vitaminas C y E.

De nuevo, solo tienes que extenderla una vez al día por la zona que quieres tratar y dejar que actúe.

Productos que puedes crear tú misma

Si pones una zanahoria al vapor y luego haces un puré con ella, tendrás un remedio barato que tendrás que dejar reposar media hora en tu piel, antes de aclarar con abundante agua templada.

Una opción más dulce es exfoliar tu piel con azúcar blanco en polvo, previamente mezclado con unas gotitas de zumo de limón y otras cuantas de aceite de almendras. A continuación, remueve.

Luego, justo antes de la ducha, frota suavemente con el resultado tu piel durante al menos 10 minutos.

Aunque el alimento estrella en estos casos es el aguacate, que puedes aplicarlo de distintas formas.

3

La primera es la más fácil, ya que solo tienes que mezclarlo bien con unas cucharaditas de miel o limón. La segunda consiste en licuar medio fruto con una hoja de sábila y una cucharada pequeña de aceite de oliva.

En todos estos últimos casos, debes dejar que actúe en torno a 20 minutos y luego retíralo con abundante agua tibia tirando a fría, para reactivar la circulación.

Si quieres dar el paso definitivo, apuesta por las cremas antiestrías

Por mucho que los remedios caseros te puedan ayudar mucho a disimular las estrías, e incluso a hacer que no aparezcan más, la mejor manera de combatirlas de forma eficaz son los cosméticos especialmente diseñados para ello.

Pero no todas las cremas son igual de eficaces, ya que muchas de ellas lo único que hacen es evitar la formación de nuevas marcas, pero no son capaces de acabar con las ya existentes.

Por eso, estas son algunas de las pautas en las que debes fijarte antes de lanzarte por una:

Unos ingredientes naturales y efectivos

La formulación es el elemento más importante. Por eso debes buscar los componentes naturales e hipoalergénicos y alejarte de los parabenos -que además aumentarán la fecha de caducidad hasta los dos años- o elementos irritantes.

En cuanto a los ingredientes más eficaces en estos casos, no está de más que cuenten con vitamina E o aceites naturales.

El formato correcto

Por mucho que sus ingredientes sean de calidad, si no se conservan bien, tampoco nos va a servir de mucho. Por eso, opta mejor por aquellos envases airless, que encima te ayudarán a evitar el desperdicio.

Además, si el bote es opaco y cuenta con un dispensador, mejor todavía, ya que de esta manera la crema del interior no podrá contaminarse por culpa de los factores externos.

Aspecto general: la textura y el olor

4

De acuerdo, no es lo más importante, pero tampoco nos vamos a engañar, influye. Si una crema no es cómoda de aplicar, no te va a apetecer usarla.

Por eso, busca una textura agradable y que se absorba con facilidad, sin dejar brillos o una sensación grasa. Y, si te molestan los olores fuertes o estás embarazada, evita aquellas más aromáticas y decántate por las fragancias suaves.

Otra ventaja que tienen es que, más allá de su eficacia demostrada, son realmente fáciles de utilizar. Solo tienes que utilizarlas por la mañana y por la noche, como parte de tu rutina.

La manera de aplicarla es sobre la piel limpia, extendiendo el producto a través de masajes circulares suaves, que ayuden a que se absorba mejor y de manera equilibrada por toda la zona.

Mi recomendación personal: la crema de Akento Cosmetics

¿Que no tienes claro qué crema comenzar a utilizar? En ese caso te animo a que le des una oportunidad a mi cosmético favorito, de una de mi marcas de confianza.

Se trata de la crema antiestrías de Akento Cosmetics, que en mi caso me ha permitido obtener grandes resultados.

Para empezar, sus ingredientes son naturales y están testados dermatológicamente.

Esto, unido a que no incluye parabenos ni casi conservantes, hace que su fecha de caducidad sea elevada, evita el nocivo efecto combinado y convierte el producto en apto para todo tipo de pieles.

Y, sí, también lo pueden utilizar sin problema las embarazadas.

Respecto al envasado, es completamente airless y su dispensador es tan cómodo como útil. Asimismo, el aroma es casi imperceptible y la textura me encanta, ya que se absorbe muy rápido, no deja restos y proporciona una refrescante sensación al aplicarla.

Más allá de todo, lo más interesante son sus resultados, pues siento como suaviza la piel desde el primer momento.

Y, semanas después de comenzar el tratamiento, empecé a ver mis estrías mucho más difuminadas ¡y tampoco aprecié que aparecieran nuevas! Todo gracias a que es capaz de hidratar, nutrir y devolverle la elasticidad perdida a la dermis.

Otras cremas que he probado son: Suavinex, Trofolastin y Mustela, aquí tienes sus análisis y experiencia con ellas.

Recapitulemos todo lo visto hasta ahora

Por último, y ya para concluir, recuerda que optes por el remedio que optes, lo más importante es que lo apliques de manera constante. Solo así podrás apreciar bien los resultados.

Tómatelo con calma y no desesperes, que te aseguro que merece la pena.

En el caso de que te vayan los remedios caseros, aquí tienes un buen listado por el que comenzar. Además son todos tan sencillos de hacer que no pierdes nada probando.

Pero si buscas algo más potente, no dudes en darle una oportunidad a los cosméticos especializados, en especial a la crema antiestrías de Akento Cosmetics, que lograrán resultados más eficaces o duraderos.

Lo último