Qué es multimasking y cómo hacerlo correctamente

Qué es multimasking y cómo hacerlo correctamente

Multimasking es la nueva tendencia en Instagram, y el siguiente paso si quieres ampliar tu rutina de cuidado de la piel para conseguir un cutis de porcelana sin el riesgo de abrumarlo con activos.

Para mí, el multi-enmascaramiento es la técnica perfecta de combinar mis dos pasiones: cuidar mi tez sin saturarla, y probar nuevos productos cosméticos. Me permite aumentar mi arsenal de mascarillas con las que poder jugar, a la vez que se centra en necesidades muy específicas de cuidado de la piel.

¡Y es perfecto para hacerse selfies casuales y subirlos a Instagram!

¿Que todavía no sabes qué es el multimasking? No te preocupes, en este post te voy a contar todo sobre esta nueva tendencia de belleza, qué tipos hay, cuál es la forma correcta de hacerlo dependiendo de tu tipo de tez, y como siempre, voy a recomendar las mejores mascarillas para probar.

¿Qué es el multimasking?

Es la técnica en la que se utilizan dos o más tipos de mascarillas diferentes a la vez para tratar problemas específicos del cutis o para reforzar los efectos de una de las máscaras.

Se puede hacer por zona, o por capas, y dependiendo de tu tipo de tez, preocupaciones y estado de ánimo, puedes optar por uno u otro.

Es perfecto para mimarte y relajarte unos minutos, y considerar realmente lo que tu piel necesita.

Beneficios del multimasking

El primero es obvio, permite personalizar el tratamiento de las diferentes zonas de la tez con lo que conseguirás mejores resultados, ya que la mayoría de las personas tiene diferentes necesidades en su cutis.

Para aquellas personas con tez seca y deshidratada, la aplicación de múltiples capas de mascarillas puede mejorar notablemente la penetración del producto en la piel.

Al colocar máscaras más ligeras y más gruesas, el producto superior más grueso ocluirá la tez y conseguirá que cualquier cosa que se aplique debajo de ella se absorba mejor.

Diferentes tiposde multimasking

Independientemente de las mascarillas faciales que hayas elegido para tratar los problemas de tu piel, si ha decidido tomar la ruta del multi-enmascaramiento, hay tres formas diferentes de dominar esta técnica.

Por zonas

Es muy popular entre las esteticistas, que lo llevan haciendo años; y también es muy recomendable para las pieles mixtas (aunque puede funcionar para todos los tipos de tez).

Consiste en la aplicación de diferentes mascarillas en diferentes partes de la cara, dependiendo de las preocupaciones y necesidades específicas de cada zona de la tez.

Por ejemplo, en el caso de las pieles mixtas, se suele aplicar una mascarilla matificante y equilibrante en las zonas grasas del cutis (generalmente en la zona T), y otra mascarilla hidratante en las partes más secas de la cara (como las mejillas, la mandíbula, y alrededor de los ojos).

Sin embargo, dependiendo de tu cutis y tus preocupaciones, puedes usar tantos productos como quieras a la vez, y en las zonas que quieras.

Por capas

Esta técnica es un poco más complicada, pero es la mejor para las pieles secas. Es exactamente lo que parece: primero se aplica una mascarilla, y luego se sigue con una segunda máscara.

Es importante que los dos productos tengan ingredientes que funcionen bien juntos, y que la primera mascarilla aplicada no bloquee la absorción de la segunda. Es una gran técnica para combinar mascarillas cremosas con máscaras de sábana oclusivas.

Una a una

Especialmente cuando se trata de mascarillas de arcilla, las capas no funcionan muy bien. Si quieres los beneficios de una máscara de arcilla en todo el rostro, pero también buscas los beneficios de una máscara nutritiva o hidratante, puedes aplicarlas una a una.

Primero equilibra la tez con una mascarilla a base de arcilla, retírala, y luego continúa con una mascarilla más hidratante.

Guía paso a paso para el multimasking

Pasos para hacerlo por zonas

  1. Prepara tu rostro asegurándote de que esté perfectamente limpio, usando un limpiador suave y con pH equilibrado. Conseguirás beneficios extra si te limpias la cara en la ducha, porque toda esa humedad saturará tu piel de humedad, mientras que un poco de vapor dilatará tus poros y preparará tu cutis para el tratamiento.
  2. Como paso opcional, puedes exfoliar tu cutis siempre que no vayas a aplicarte una mascarilla exfoliante o con AHAs o BHAs. Aclara bien el exfoliante para eliminar las células muertas.
  3. Escoge por lo menos dos mascarillas y decide adónde irá cada una. Examina tu cara en el espejo, y considera qué partes de tu cara necesitan más hidratación, cuáles necesitan más beneficios antienvejecimiento y cuáles necesitan más control del aceite.
  4. Dado que vas a aplicarlas en áreas más pequeñas de la cara de lo que estás acostumbrada, puedes utilizar un cepillo pequeño limpio (aunque sí, los dedos todavía funcionan). Aplica las mascarillas sobre la tez con movimientos ascendentes (específicamente, en contra de la dirección del crecimiento del vello facial), para que el producto se acerque lo más posible a la piel.
  5. Si estás usando dos mascarillas con diferentes tiempos de actividad, aplica primero el producto que necesita permanecer más tiempo sobre la tez. Espera un poco, y luego continua con la siguiente. Si, por ejemplo, una necesita 30 minutos, mientras que la otra sólo 10 minutos, entonces aplica la primera, espera 20 minutos y pon la segunda.
  6. Una vez que cada producto haya estado sobre la piel durante el tiempo adecuado, acláralos con agua tibia. Algunas no se eliminan tan fácilmente, así que puedes usar discos de algodón o un paño de microfibra empapado de agua micelar para retirarlo.
  7. Termina el proceso con productos que calman el cutis. Un tónico hidratante, sueros faciales y un masaje rápido con un humectante deberían ser suficientes.

Pasos para hacerlo por capas o una a una

  1. Como siempre, comienza con la piel limpia. La limpieza en la ducha es el camino a seguir, porque el vapor de la ducha dilata los poros y satura la tez con humedad, que las máscaras para el cuidado de la piel pueden fijar.
  2. Si tu cutis es sensible, puedes omitir la exfoliación. De lo contrario, asegúrate de eliminar la piel muerta con un exfoliante suave o un exfoliante químico. Este paso es muy importante, porque permitirá que los ingredientes de las mascarillas penetren mejor en la dermis.
  3. Ahora estás listo para aplicar la primera mascarilla. Comience con la más ligera y de absorción más rápida (también debe ser la que pueda permanecer en la tez durante más tiempo). Aplícala sobre la piel en una capa muy fina, con un cepillo pequeño o con los dedos.
  4. Si tu primer producto no es apropiado para la estratificación (como una máscara de arcilla), entonces simplemente acláralo después de la cantidad de tiempo indicada, y luego aplica la siguiente.
  5. Dale unos minutos a la primera para que se seque y luego aplica sobre ella una más gruesa y más oclusiva (o una máscara de sábana). Espera la cantidad de tiempo indicada (10-15 minutos es lo normal) para permitir que todos los activos se hundan en la tez.
  6. Retira ambas mascarillas, tal vez con la ayuda de un paño para asegurarte de que todo rastro haya desaparecido.
  7. Termina con capas adicionales de hidratación: tónicos, sueros, humectantes e incluso un bálsamo oclusivo final.

Consejos y trucos que te ayudarán

Si tienes la piel seca y estás utilizando un producto sin surfactantes (limpiadores), no tienes que retirarlo de la piel, puedes dejarlo toda la noche. Un claro ejemplo son las mascarillas para dormir, o las de sábana. Simplemente déjalas hasta que se absorban completamente.

Cuando vayas a ponerlas en capas, es importante que consideres cómo interactuarán los ingredientes de cada producto. Evita poner demasiados ingredientes activos, y piensa si una máscara llegará hasta la dermis a través de la máscara que se encuentra debajo de ella. Poner una fina encima de una más gruesa, por ejemplo, no funcionará.

Enmascarar en la ducha es una gran manera de ahorrar tiempo y conseguir que tu tez quede ultra hidratada. A medida que los productos se asientan en la piel, ayudan a eliminar la humedad del vapor en el aire, ¡y aclararlas es súper fácil!

Si tienes poco tiempo y quiere los beneficios de dos mascarillas por toda la cara, lo más probable es que las pueda mezclar. Asegúrate de que todos los ingredientes funcionen bien juntos (por ejemplo, no debes mezclar la niacinamida con la vitamina C), y si ese es el caso, entonces simplemente mezcla un poquito de cada producto en un bol y aplícalo en el rostro.

Cómo elegir las mascarillas perfectas en función del tipo de cutis y las preocupaciones del mismo

Conocer tu tez y aprender a elegir las máscaras faciales adecuadas para combinarlas entre sí, es el primer paso para obtener resultados brillantes.

Para la grasa

El ingrediente clave para absorber el exceso de grasa y matificar el cutis es la arcilla. Es perfecto para cualquiera que quiera minimizar sus poros y equilibrar el exceso de aceite, que es una necesidad en la zona T del rostro.

Se pueden elegir entre arcillas más suaves como el caolín, hasta arcillas más clarificantes como la arcilla bentonítica.

Para el acné

Mientras que las arcillas pueden ayudar a controlar la producción de grasa, que es bastante común con la piel propensa al acné, la clave para tratar el acné deben ser los ingredientes calmantes y antiinflamatorios como el extracto de corteza de sauce o el extracto de regaliz.

También pueden contener algunos ingredientes antibacterianos, como el aceite del árbol del té, aunque estos son mejores en un producto que se usa a diario.

Para la sequedad

Las máscaras ricas con montones de ingredientes emolientes y humectantes son lo mejor para tratar la sequedad, además de la exfoliación adecuada. Busca aceites botánicos ricos y mantecas, como la manteca de karité y el aceite de rosa mosqueta.

Los ingredientes hidratantes como la glicerina también contribuirán en gran medida a mitigar la sequedad.

Para la deshidratación

El ácido hialurónico y la vitamina B5 (pantenol) son tus amigos si tu tez está deshidratada y carece de humedad. Las de tipo gel funcionarán mejor para saturar la piel con humedad, y funcionan maravillosamente sin importar si tu cutis es seco o graso.

Para el envejecimiento prematuro

Hay muchos ingredientes antienvejecimiento que se pueden encontrar: las vitaminas tienen poderosas propiedades regenerativas y antioxidantes, mientras que los exfoliantes pueden ayudar a acelerar la renovación celular y reducir el aspecto de las líneas finas y arrugas.

Desde algo tan simple como el extracto de té verde, hasta péptidos, tienes un montón de opciones.

Para la hiperpigmentación y las cicatrices

Los ingredientes clave para aclarar la textura y los problemas de pigmentación de la tez son los que desencadenan la regeneración de las células de la piel, a la vez que promueven la eliminación de las células muertas. Los ingredientes que reducen la producción de melanina también ayudan.

Estos incluyen vitamina C, vitamina A, extracto de raíz de regaliz, ácido alfalipoico y muchos más. Es muy importante combinarlos con la exfoliación para crear un cambio real y radical en la tez.

Aquí tienes una selección de las mejores mascarillas con vitamina C del mercado, de las que he elegido la de Nezeni Cosmetics como la mejor.

Para la inflamación

Tener la tez hinchada e inflamada es especialmente común debajo de los ojos, aunque a veces puede ocurrir en otras partes de la cara. Una mascarilla fría será tu mejor amiga, así que coloca el producto en la nevera antes de aplicarla.

Para el contorno de los ojos, puedes aplicar máscaras de sábana específicas. Los mejores ingredientes para tratar la hinchazón son los astringentes suaves y calmantes como la hamamelis o el extracto de pepino.

Para la sensibilidad

Si tu cutis se inflama fácilmente, tiene enrojecimiento, comezón o incluso escozor y dolor, debes tener cuidado. Esto es especialmente común en las mejillas y alrededor de los ojos y la boca.

Sin importar si esta sensibilidad es causada por una reacción alérgica o una condición de la piel como la rosácea o el eccema, busca tanto ingredientes antiinflamatorios como el té verde o la caléndula, como ingredientes nutritivos y reparadores de la piel, como aceites botánicos y humectantes.

Y esto es todo lo que necesitas saber sobre el multimasking, espero que lo pongas en práctica y los resultados sean los esperados.

Lo último