Ceramide de Elizabeth Arden, opinión

Ceramide de Elizabeth Arden, opinión

Desde hace algún tiempo venía notando que mi piel ya no era la misma. El paso de los años, el estrés y la falta de sueño, inevitablemente, habían hecho mella en mi piel; así que decidí buscar un tratamiento algo más intensivo que me ayudará a combatir la flacidez y atenuar las arrugas que ya comenzaban a hacer acto de presencia.

El elegido en cuestión fue Elizabeth Arden Ceramide Daily Youth Restoring Serum.

No es la primera vez que oigo hablar maravillas de algunos productos de Elizabeth Arden, así que no me extrañó descubrir que estas cápsulas eran de las más recomendadas en “San Google”. Tenía que probarlas y comprobar en mi propia piel si era verdad lo que contaban, así que las compré y empecé a usarlas ese mismo día.

¿Quieres saber cuáles fueron mis primeras impresiones? Pues, te invito a descubrirlas en este post. Aunque, primero, te contaré qué son estas cápsulas y para qué sirven en concreto para que puedas valorar si son lo que estabas buscando.

Elizabeth Arden Ceramide Daily Youth Restoring Serum: ¿Qué es y para qué sirve?

Elizabeth Arden Ceramide Daily Youth Restoring Serum son unas cápsulas que contienen un suero muy ligero y sedoso que ayuda a restaurar la juventud de la piel, aportando firmeza, suavidad y un aspecto más joven a la tez. Suena bien, ¿verdad?

Ceramide de Elizabeth Arden

Su fórmula está enriquecida con los siguientes ingredientes que ayudan a reparar la barrera cutánea encargada de proteger y mantener la hidratación de la piel; y que restauran la juventud y la capacidad natural de la piel para generar sus propias ceramidas.

  • El complejo Lipídico de Ceramidas Reforzado (ECLX), una combinación de ceramidas 1, 3 y 6 que refuerza la propia barrera natural de la piel para evitar la posible pérdida de agua, a la vez que retexturizan, exfolian y suavizan la tez.
  • Ácidos grasos (ácido linoleico y linolénico) y vitamina E, que refuerzan la barrera lipídica para proteger la piel y mantener su aspecto saludable.
  • Colesterol: Puede sonar raro, pero sí, Elizabeth Arden Ceramide también contiene colesterol; de hecho, es el responsable de mantener los niveles de hidratación óptimos y reforzar el estrato córneo que protege la piel contra la deshidratación.
  • Fitoesfingosina, un lípido que se encuentra presente de forma natural en la piel y que favorece la producción de ceramidas.
  • Extracto de Hinojo marino, que mejora la renovación celular de la piel, un proceso vital para aumentar el brillo y la suavidad.
  • Un complejo botánico, a base de extractos de alfalfa, oliva y coco, que ayuda a atenuar las arrugas y las finas líneas de expresión, además de hidratar y suavizar la piel del rostro.
  • Retinyl Palmitato, un derivado de la Vitamina A, que también ayuda a suavizar los principales signos del envejecimiento, favorece la producción de colágeno y mejora la luminosidad y la textura de la piel, unificando su aspecto.

En resumen, este producto está especialmente indicado para aquellas pieles - maduras o no - que han experimentado una pérdida de firmeza y de luminosidad en la piel bastante importante y necesitan volver a recuperar ese aspecto rejuvenecido que tanto desean.

Elizabeth Arden: Mi opinión

Dicen que la felicidad está en las pequeñas cosas y no puede ser más cierto. De hecho, es lo que se me vino a la mente cuando probé las famosas cápsulas de Elizabeth Arden. ¿Cómo algo tan pequeño podía hacer tanto por mi piel?

Buscaba un serum que me ayudará a recuperar la firmeza perdida, aunque tampoco esperaba milagros. A pesar de las buenas opiniones que había leído, quería comprobar por mí misma si todo lo que contaban era cierto.

Ver oferta en Amazon.es

En un principio, lo que más me gustó de este producto fue su formato en cápsulas. Siempre he sido bastante cuidadosa con el tema de la higiene y, en la medida de lo posible, elijo un envase que administre el producto sin necesidad de tocarlo con los dedos. Considero que es fundamental para garantizar la perfecta conservación de sus propiedades.

Mi opinión del producto de Elizabeth Arden

Cada cápsula incluye un serum transparente de textura ligera y sedosa, parecida a la del aceite, que se aplica y extiende fácilmente. Por cierto, hablando de extender, es mejor que no la uses entera porque es demasiado.

La primera vez que las probé cometí este error y me tuve que lavar la cara directamente porque mi piel era incapaz era incapaz de absorber el producto por completo.

Por ello, te recomiendo que uses la mitad de la cápsula por la mañana y la otra por la noche; así también te cundirá más el bote. No sólo podrás ahorrar producto, sino también dinero, algo que viene fenomenal, sobre todo teniendo en cuenta que las cápsulas no son demasiado baratas.

Y llega el momento de la verdad: ¿realmente funciona? Como ya esperaba, el producto no aporta un efecto lifting inmediato, de hecho, para eso están las socorridas ampollas de efecto flash que nos hacen más fácil la vida en los momentos en los que más las necesitamos.

Lo que sí que noté después de usarla aproximadamente un mes fue un cambio bastante notable en la textura y el tono de la piel: estaba más suave y más luminosa, algo que necesitaba porque tenía una tonalidad apagada y cetrina nada atractiva.

En cuanto a las arrugas y las líneas de expresión, no han desaparecido totalmente, pero sí que he notado que la piel está más firme que antes. Además, como mi piel es mixta, tenía algunas zonas especialmente deshidratadas y, gracias a este serum, he podido resolver este problema.

Unos de los inconvenientes que le veo es su olor. No me resulta muy agradable, aunque no es algo que me preocupe en exceso ya que, después de aplicarlo, uso mi crema de tratamiento habitual que huele de maravilla y desaparece por completo. Además, también contiene siliconas.

Aunque el precio pueda parecer otro gran inconveniente, considero que, teniendo en cuenta su calidad y lo que cunde, se amortiza con creces; sin duda, es una excelente inversión para el cuidado de tu piel.

Te gustará: Comparativa de cremas antiarrugas

Cómo aplicar Elizabeth Arden Ceramide

Otra de las ventajas que tiene este serum en cápsulas es que se aplica muy fácilmente. Como te explicaba, tiene una textura ligera y aceitosa que permite que se extienda fácilmente y, si aplicas sólo la mitad, no te deja la piel grasa.

Para abrir la cápsula, tan sólo tienes que girar la lengüeta que sobresale dos veces. Después, vierte una pequeña cantidad en la palma de la mano y extiéndela con la yema de los dedos sobre la piel limpia de rostro, cuello y escote.

Después aplica tus cremas de tratamiento habituales (si pueden ser de la gama Ceramide de Elizabeth Arden, mejor que mejor, así estarás potenciando su efecto).

Elizabeth Arden Ceramide: Precio y dónde comprar

Elizabeth Arden Ceramide está disponible en dos formatos: 60 y 90 cápsulas. El primero ronda los 60 €, mientras el segundo cuesta unos 70 €. Merece la pena pagar un poco más por tener más cantidad de producto.

Las puedes comprar en tiendas de perfumería, grandes superficies o en tiendas online como Primor, Douglas o Amazon. Eso sí, te recomiendo que compares para poder escoger el mejor precio del mercado.

Ver oferta en Amazon.es

Lo último