Qué son las estrías

Qué son las estrías

Una de las afecciones cutáneas más comunes entre la población mundial, son las estrías. Un problema estético que llena las consultas de los dermatólogos en busca de posibles soluciones.

El 55% de las mujeres se ven afectadas por las estrías,frente al 25% que son hombres. Comencemos por el principio ¿qué son?

¿Por qué salen las estrías?

Son unas marcas o cicatrices más o menos anchas y alargadas localizadas en la dermis, es decir, en la segunda capa de la piel. Estas cicatrices se producen como consecuencia de la rotura o estiramiento rápido de las fibras de colágeno y la elastina.

Las fibras colágenas, son las formadas por la proteína del colágeno.en el tejido conjuntivo, responsable de la firmeza a la piel. La elastina es una proteína también del tejido conjuntivo, aporta la elasticidad, para que ésta no se rasgue.

No existe una zona específica en la que se concentren las estrías, éstas pueden aparecer por todo el cuerpo aunque son más comunes en determinadas zonas como las piernas, caderas, pecho, abdomen o brazos.

La piel puede sufrir un proceso de estiramiento rápido como consecuencia de un aumento de volumen o de longitud. Ejemplos de ambos casos los encontramos en las mujeres embarazadas, rotura o estiramiento por volumen y en el crecimiento durante la adolescencia, rotura o estiramiento longitudinal.

Otras causas además de los embarazos o el crecimiento son los aumentos y bajadas de peso, sobre todo cuando hacemos dietas milagro. Aunque estos son los casos más frecuentes, no son los únicos, deportistas que aumentan su musculación e incluso puede ser un síntoma de alguna enfermedad como síndrome nefrítico o ascitis.

Se forman en el tejido conjuntivo y se hace visible por medio de transparencia, a través de la epidermis o capa superior de la piel. Visualmente presentan en dos variedades, tono perla o blanquecino y color morado o púrpura.

Al tacto, si pasamos un dedo por una estría notaremos una especie de cordón duro. La rotura de las fibras del tejido conjuntivo se reparan por medio de la cicatrización, aportando fibras como cordones que una ambos lados. Esta cicatrización es de mala calidad, motivo por el que se hace tan visible.

Cuando se produce la distensión o rotura de los tejidos, éstos todavía tienen riego sanguíneo y por lo tanto el aspecto de la estría será violeta o púrpura. A medida que va cicatrizando, el aporte de sangre es menor y su color tornará a rosado.

Las estrías de color blanco o nácar son las que ya están totalmente cicatrizadas, en la que ya no se aprecia riego sanguíneo. Podríamos decir que es la última fase de las estrías.

Otras causas por las que pueden aparecer

Hasta ahora hemos hablamos de las aparecidas por distensión, que son las más habituales, pero existen otros casos, algunos ya los hemos mencionado, en los que las estrías forman parte de un síntoma de una patología más grave.

Síndrome Nefrítico: Son síntomas que suelen ser provocados por la inflamación de los glomérulos renales, en la mayoría de los pacientes que sufren Síndrome Nefrítico, presentan un cuadro severo de edema, es decir retención de líquidos, primero en la cara y después en las piernas, estas inflamaciones provocan la rotura de los tejidos conjuntivos provocando estrías.

Ascitis: Otra inflamación provocada por la acumulación de líquidos, éstos se acumulan en el abdomen entre la pared del abdomen y la membrana que cubre los órganos situados en el abdomen.

Síndrome de Cushing: Son de color rojo, morado o púrpura y se produce como consecuencia del aumento exagerado de la hormona cortisol, también pueden estar provocadas por un uso elevado de medicamentos con corticoides.

Las estrías no son en sí una enfermedad son, como hemos visto, producto de un estiramiento rápido de la piel. Pero no podemos obviar que son muy antiestéticas y muchas veces no sabemos cómo esconderlas.

¿Desaparecen las estrías?

Quizás una de las preguntas más contestadas por los dermatólogos, las estrías ¿se pueden quitar?. En este sentido tenemos que decir que no desaparecen totalmente, aunque si pueden mejorar su aspecto muchísimo.

Existen productos y cremas antiestrías que aunque no las hacen desaparecer del todo si sirven para prevenir la aparición de éstas e incluso pueden eliminar alguna estría de pequeño tamaño y de reciente aparición, siempre que utilicemos la constancia como principal regla del tratamiento.

Los productos cuya base es la centella asiática, obtienen muy buenos resultados preventivos. Según un estudio realizado en mujeres gestantes, se redujo la aparición de de estas marcas en mujeres que habían utilizado productos basados en centella asiática.

El ácido retinoico, se puede utilizar en las primeras etapas de la estría, cuando todavía están vascularizadas, en esta fase se puede conseguir disminuir tanto en anchura como en longitud, haciéndola menos perceptible.

Si utilizamos la tecnología, para acabar con una ya formada, lo primero que se debe hacer es eliminar las primeras capas, las más superficiales, para realizar esta tarea podemos recurrir a técnicas como la microdermoabrasión o los peelings químicos o físicos.

Estimular a los fibroblastos para que generen nuevo tejido conjuntivo. Para estimular la formación de nuevo tejido, se recurre a técnicas como la mesoterapia o por medio de infiltraciones de plasma enriquecido en la parte más superficial de la piel.

Otra opción más definitiva es acabar con los tejidos dañados. Para acabar con el tejido se recomienda utilizar la tecnología Láser. Los tratamientos con láser fraccionado, han resultado ser los más efectivos y menos nocivos ya que son capaces de estimular el fibroblasto sin dañar la piel o epidermis.

Lo último