Mejor limpiador facial

Mejor limpiador facial

¿Recuerdas los días en que "lavarse la cara" era un proceso de 10 segundos que solo requería enjabonarse con el jabón de la ducha y aclararse?

Pero a medida que pasan los años y nuestra piel desarrolla sus propias necesidades, la limpieza se convierte en una parte clave de la rutina de cuidado de la piel, especialmente si usas maquillaje regularmente.

Puede parecer un paso nimio, ya que el limpiador sólo permanece en la piel unos pocos segundos antes de enjuagarlo. Sin embargo, la limpieza es crucial. A lo largo del día, la acumulación de grasa y suciedad puede permanecer invisible en la superficie de la piel.

Y si no la limpiamos adecuadamente, puede acumularse y tapar los poros, provocando acné y una tez opaca o congestionada.

Pero no todos los limpiadores sirven, utilizar el producto incorrecto puede exacerbar cualquier problema de la piel, por lo que vale la pena hacerlo bien.

La piel de la cara tiene diferentes necesidades a la del resto del cuerpo, ya que es más fina, y el uso de ingredientes agresivos puede causar irritación, sobreproducción de grasa o resequedad y picor en la piel.

Aquí tienes mi selección con los mejores limpiadores faciales. Para elegir cuál es mejor comprar, me he fijado en su INCI (lista de ingredientes), más abajo os explico cuáles son los ingredientes que he evitado.

Beste No. 9 gel limpiador de Drunk Elephant

Nos encanta la filosofía de Drunk Elephant de usar sólo ingredientes limpios que beneficien directamente la salud de la piel o apoyen la integridad y efectividad de las formulaciones.

Y siguiendo esta filosofía, el limpiador de Drunk Elephant no tiene SLS, fragancias ni aceites esenciales. Es no irritante, no sensibilizante y apropiado para todo tipo de piel. Está formulado con un nivel de pH ideal de 5,5, no tiene siliconas, ni parabenos, ni gluten, es apto para veganos y no está testado en animales.

Uno de los principales ingredientes de este limpiador es la glicerina, un compuesto que ayuda a reponer los niveles de hidratación que normalmente pierde la piel durante la limpieza.

También cuenta con una mezcla de agentes limpiadores suaves, incluyendo surfactantes a base de coco, rico en ácidos grasos, que trabajan juntos para crear una espuma rica que disuelve de manera efectiva incluso el maquillaje más resistente, a la vez que mantiene la barrera saludable de la piel.

Al aplicar el limpiador, la textura puede recordarte a la aloe vera, ya que es gruesa y gelatinosa, pero muy relajante cuando se combina con agua tibia. A medida que hace espuma, el gel produce una buena cantidad de burbujas que recuerda a un baño de burbujas, por eso elimina tan bien el maquillaje.

Otros de los ingredientes que incluye son aceite virgen de marula, rico en antioxidantes y omegas 6 y 9, y extracto de melón, también rico en antioxidantes que suavizan e hidratan la piel.

Limpiador facial de First Aid Beauty

Si no estás seguro de si comprar un limpiador para piel grasa o para piel seca, First Aid Beauty es la apuesta segura. Este limpiador suave y sin fragancia elimina eficazmente el maquillaje, la suciedad y la grasa, dejando la piel suave y flexible.

Cuenta con una lista de surfactantes e hidratantes suaves que no irritan ni a las pieles más sensibles. Esta fórmula con pH equilibrado trabaja para mantener la acidez natural de la piel y ayuda a reducir los brillos, sin dejar la piel tirante o seca.

Su textura aterciopelada y lujosa produce una espuma densa con menos burbujas que el limpiador de Drunk Elephant; pero deja la piel limpia e hidratada.

Esto es debido a sus principios activos:

  • Aloe: Ayuda a calmar, suavizar y nutrir la piel.
  • Alantoína: Ayuda a calmar y suavizar la piel.
  • Glicerina: Un humectante natural que ayuda a hidratar y suavizar la apariencia de la piel.
  • Potenciador de Antioxidantes FAB: Ayuda a evitar agresores ambientales con raíz de regaliz, matricaria y extractos de té blanco.

Find Your Balance Limpiador para pieles grasas de Ole Henriksen

Huele a té de menta y se ha ganado nuestro corazón por lo bien que limpia y por dejar una sensación de hidratación saludable.

Este limpiador purifican para pieles mixtas y grasas, ayuda a reducir el exceso de grasa y destapar los poros, sin dañar la piel.

El aceite de menta, además de darle un aroma refrescante, aumenta el flujo sanguíneo de la zona, que puede aumentar la renovación celular.

Está formulado con Green Fusion Complex y aceite de semillas de neem, una mezcla de potentes activos botánicos (té verde, eucalipto, algas kelp y extractos de musgo irlandés) con propiedades antisépticas naturales; ayuda a absorber el exceso de grasa y a refinar los poros. Mientras que la tonificante fragancia de eucalipto despierta los sentidos.

Los poderosos AHA (ácidos glicólico y láctico) ayudan a aflojar y eliminar las células muertas de la piel que pueden causar la acumulación y obstrucción de los poros. Al instante, la tez se refresca y se equilibra con un brillo de aspecto saludable.

Lo que no tiene son sulfatos, parabenos ni ftalatos; y es no comedogénico.

Milky Jelly Cleanser de Glossier

Como su nombre indica, se presenta como una gelatina que se emulsiona en la piel para adquirir una consistencia lechosa. Tiene un aroma limpio, fresco y ligeramente dulce (debido al agua de rosas), y se aclara perfectamente con agua.

La piel se siente limpia, sin residuos, pero no tira ni se siente reseca. Esto es gracias al Poloxamer, un agente limpiador potente, pero suave, que se utiliza en la solución para lentes de contacto.

La piel queda suave, luminosa e hidratada debido al Aquaxyl y a la Pro-Vitamina B5, que rellenan las reservas de agua de la piel y mejoran la barrera cutánea para prevenir la deshidratación.

Además, han reemplazado parte del contenido de agua con agua de rosas, un ingrediente calmante.

Como plus, viene en un bote de plástico esmerilado con dispensador, para ver fácilmente cuando se está agotando, y utilizarlo en la ducha.

Un limpiador para cada tipo de piel

Existen muchas opciones de limpiadores faciales en el mercado, desde espumas hasta aceites, leches, aguas micelares y bálsamos, todos los cuales prometen una piel más suave y limpia. ¿Cuál utilizar para cada tipo de piel?

  • Para pieles grasas: A las personas con piel grasa les va bien los geles o espumas limpiadoras. Esta textura ayuda a limpiar los poros y a eliminar el exceso de grasa.
  • Para pieles secas: Las personas con piel seca deben buscar un limpiador cremoso, calmante e hidratante. Busca limpiadores que contengan glicerina y ácido hialurónico porque estos ingredientes rehidratan la piel, y evitan que el agua se escape de la superficie de la piel. Evita los limpiadores de espuma, que tienden a resecar.
  • Para pieles mixtas: La piel mixta se confunde con la piel "normal" (que no es ni seca ni grasa), pero en realidad es todo lo contrario. Las pieles mixtas sufren de zonas secas y grasas, por lo que es necesario un producto que sea lo suficientemente simple como para no dejar a la piel sin sus aceites naturales, y que sea lo suficientemente ligero como para evitar que se obstruyan las zonas naturalmente grasas. A la mayoría de las pieles mixtas les vienen bien los limpiadores a base de gel o ligeramente espumosos.
  • Para pieles sensibles: La glicerina es un ingrediente clave en los limpiadores para pieles sensibles. La glicerina mejora y protege la piel rellenando la matriz intercelular y también ayuda a construir una estructura uniforme de la piel. Atrae la cantidad justa de humedad requerida para hidratar la piel, pero es suave y no tiene efectos secundarios, lo que la hace perfecta para la piel sensible.

Por supuesto, cada persona tendrá necesidades diferentes: si no sueles usar maquillaje, por ejemplo, puedes utilizar un limpiador más ligero, con más propiedades para el cuidado de la piel que los desmaquillantes.

Cómo y cuándo utilizar un limpiador facial

En primer lugar, hay que utilizarlo dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche. Usarlo una vez al día no es suficiente para eliminar todas las impurezas de la piel.

La rutina de limpieza nocturna es aún más importante, porque es cuando toda la suciedad, el polvo, la grasa y los residuos de maquillaje se han acumulado en la cara, y no quieres irte a dormir con todo esto puesto.

Pasos a seguir al usar un limpiador facial:

Lávate las manos y humedécete la cara. Coge una pequeña cantidad de limpiador facial con la punta de los dedos y aplícatela sobre la cara con suavidad, realizando movimientos circulares mientras te aseguras de que todas las áreas de la cara están cubiertas.

Comienza desde la frente hasta las mejillas, la nariz, la barbilla y luego el cuello. Concéntrate en las áreas que sabes que tienen más acumulación: en la nariz se tienden a acumular muchos puntos negros.

Continúa el masaje un minuto más y deja que el limpiador actúe un par de minutos para que penetre. Después aclárate la cara con agua tibia hasta eliminar todo rastro de limpiador. Puedes utilizar un disco de algodón para obtener mejores resultados.

Salpica agua fría en la cara para reducir los poros y ayudar a mejorar la circulación de la sangre. Sécate la cara con un tissue y continua con tu rutina de belleza.

Ingredientes a evitar en un limpiador facial

Surfactantes agresivos

El caballo de batalla de cualquier limpiador es su surfactante. Los surfactantes están compuestos por moléculas que se unen al agua por un extremo y al aceite por el otro; así, cuando los aplicas sobre la piel, se unen a la grasa de la piel, y cuando lo aclaras, se unen al agua, llevándose la grasa con ellos.

Este ingrediente también es el responsable de crear espuma, pero esto no es un indicador de lo efectivo que es un surfactante, sólo un efecto secundario.

Hay cientos de surfactantes, y la mayoría de los limpiadores utilizan de más de un tipo. Los surfactantes más comunes y más eficaces son los sulfatos. Pero los sulfatos hacen su trabajo demasiado bien, despojando a la piel de demasiada grasa, dejándola seca o irritada.

Estos surfactantes fuertes son:

  • Sodium Myreth Sulfate
  • Ammonium Lauryl y Laureth Sulfate
  • Sodium C14-16 Olefin Sulfonate
  • TEA Lauryl Sulfate
  • Sodium Alkylbenzene Sulfonate
  • TEA-dodecylbenzenesulfonate
  • Ammonium o Sodium Xylenesulfonate

También debes alejarte del sodium lauryl sulfate (SLS) y sodium laureth sulfate (SLES) que, aunque se consideran seguros a bajos niveles de exposición, los efectos del uso de estos ingredientes a largo plazo pueden ser acumulativos y, por lo tanto, dañinos para la piel.

La alternativa más suave (y efectivas) sería el Sodium Cocoyl Isethionate, un surfactante a base de aceite de coco.

Alcoholes simples

Hay dos tipos diferentes de alcoholes. Por un lado están los alcoholes grasos (como el cetyl y el estearyl) que ayudan a suavizar y acondicionar la piel; pero por otro lado están los alcoholes simples, que son los que resecan la piel y causan sensibilización.

Elimina cualquier producto con ethanol, denatured alcohol, methanol, isopropyl alcohol, y benzyl alcohol, que producen un secado excesivo y sus inconvenientes superan con creces sus ventajas.

Mezclas de fragancias y Aceites Esenciales

Las palabras "fragrance" y "parfum" pueden incluir cualquier tipo de ingrediente (inofensivo o dañino), no hay forma de saberlo con seguridad.

Las fragancias pueden contener cientos de químicos. A menudo, los fabricantes o marcas no saben lo que contiene cada fragancia. Esto es preocupante, porque los ingredientes desconocidos que componen la fragancia, son los causantes de las reacciones alérgicas.

Algo parecido pasa con el término "aceites esenciales", que está permitido para las compañías que usan aceites vegetales en sus fórmulas. A veces los aceites se enumeran individualmente, lo que permite evitar ingredientes a los que puedes tener alergia. Pero el ingrediente "aceite esencial" no especifica a que se refiere o de qué se compone.

Lo último