Aceite CBD: qué es, propiedades y uso

Aceite CBD: qué es, propiedades y uso

Busca en Google "CBD" y aparecerán casi 200 millones de resultados, muchos de ellos afirmando que este químico natural derivado del cannabis es un elixir mágico que puede hacer casi cualquier cosa, desde aliviar la ansiedad, el dolor, el insomnio y los calambres menstruales hasta limpiar la piel, evitar el envejecimiento y fortalecer los huesos.

El problema es que debido a su prohibición, hay poca investigación que apoye la mayoría de esas afirmaciones, y todavía hay muchas dudas sobre los posibles efectos secundarios del CDB e incluso su legalidad.

Ya que el aceite de CBD es un nuevo tratamiento que genera tantas dudas, voy a explicar qué es exactamente este compuesto, qué beneficios tiene, y cómo puede ayudarte a ti en particular.

¿Qué es el aceite CBD?

El CBD es uno de los más de 80 compuestos activos llamados cannabinoides que se encuentran de forma natural en la planta cannabis sativa, según este estudio.

Al extraerlo se obtiene una pasta aceitosa espesa, que luego se mezcla con un aceite portador, como el aceite de cáñamo o el aceite de coco, para producir un producto con una concentración específica de CBD. Ese producto es el aceite CBD.

El CBD es un componente no tóxico de la planta, y no psicoactivo, por lo que el aceite de CBD no causa ese "subidón" o esa sensación de euforia que generalmente se asocia con el cannabis o la marihuana.

¿Es seguro?

Aunque se necesita más investigación sobre los innumerables efectos del CBD, el consenso médico es que es bastante seguro.

De hecho, un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud en noviembre de 2017 afirma: "En los seres humanos, la CBD no muestra efectos que indiquen un potencial de abuso o dependencia". ... Hasta la fecha, no hay pruebas de problemas relacionados con la salud pública asociados con el uso del CBD puro".

Sin embargo, si estás embarazada, puede tener un impacto negativo en tu cuerpo y en el del feto. Además, si actualmente estás tomando algún medicamento, debes consultar a un médico antes de usar el aceite de CBD.

También es importante señalar que el uso de CBD de mala calidad puede desencadenar consecuencias preocupantes y peligrosas (mareos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos y palpitaciones hasta confusión, desorientación, agitación y convulsiones).

Por lo demás, los posibles efectos secundarios del CBD son mucho más leves:

  • Fatiga
  • Diarrea
  • Cambios en el apetito y el peso

Aún así, eso no significa que sea bien tolerado por todos, sólo que hasta ahora no han surgido problemas importantes.

El uso generalizado se encuentra todavía en sus primeras etapas, por lo que todavía no se han estudiado importantes parámetros toxicológicos, por ejemplo, si el CBD tiene un efecto sobre las hormonas.

Además, todavía faltan más ensayos clínicos con un mayor número de participantes y una administración más prolongada del CBD.

¿Cómo se utiliza el aceite CBD?

Los productos con infusión de CBD se dividen en cuatro categorías básicas:

  • Vía oral: Al ingerir aceite de CBD pasará a través del sistema digestivo y será metabolizado por el hígado, enviando sus compuestos activos por todo el cuerpo durante varias horas. Se suele ingerir en gotas, tinturas y cápsulas, o se añade a alimentos y bebidas, como caramelos y café. El CBD también puede ser ingerido en forma de polvo (procedente de toda la materia vegetal) que no tiene sabor ni olor. La concentración de CBD en cada uno de estos productos puede variar.
  • Vía sublingual: Otra forma popular de tomar CBD es colocar unas pocas gotas del aceite o tintura, o una pequeña cantidad de polvo, bajo la lengua y mantenerlo ahí durante varios segundos. Esto permite que los ingredientes activos se absorban rápidamente en el torrente sanguíneo a través de las membranas mucosas de la boca.
  • Vía tópica: Los productos tópicos con infusión de CBD se aplican sobre la piel para aliviar el dolor y reducir la inflamación directamente donde sea necesario. Los productos tópicos incluyen cremas, ungüentos, parches, champús, supositorios, bálsamos labiales, sales de baño y lubricantes personales.
  • Vía olfativa: El CBD puede ser inhalado vaporizando el aceite o añadiendo el aceite o el polvo a los cigarrillos electrónicos o al tabaco y fumándolos. Al inhalarlo, entra en el torrente sanguíneo rápidamente a través de los pulmones, evitando el sistema digestivo. Por esta razón, el vapeador es una forma popular de usar este compuesto.

¿Puedes drogarte (o colocarte) con CBD?

No, no puedes drogarte sólo con CBD. Su primo químico, el THC, es el único cannabinoide que causa el subidón asociado con el uso de la marihuana.

Por esta razón, es importante saber exactamente qué tipo de CBD estás comprando:

El aceite de CBD derivado de la marihuana se extrae de plantas de cannabis con alto contenido de THC, que pueden contener cantidades variables de THC.

Cualquier producto con más de 0,3 por ciento de THC se considera una sustancia controlada, y sólo se puede comprar en los países donde la marihuana medicinal o recreativa sea legal.

Aunque la investigación es escasa, la Revista Británica de Farmacología informó que algunos expertos creen que la combinación de CBD con THC aumenta los beneficios farmacológicos del CBD, una teoría conocida como el "efecto séquito".

El aceite de CBD derivado del cáñamo se extrae de plantas de cannabis con bajo contenido de THC. Este es el tipo de CBD que se vende sin receta en tiendas de nutrición y supermercados, se añade a los cafés con leche de las cafeterías de moda y se infunde en productos de belleza de lujo.

Debido a que no es tóxico, el CBD derivado del cáñamo es lo que alimenta la locura del CBD. Por eso es tan popular, porque puede inducir los efectos relajantes de la marihuana, sin chocar con las creencias o la conciencia.

También quiero añadir que el uso del aceite en cualquier forma es bastante seguro, ya que no crea dependencia o tolerancia como sí lo hacen otras drogas.

¿Qué hace el CBD en el cuerpo?

En resumen, el CBD interactúa con el sistema endocannabinoide, una gran red de receptores en el cuerpo que juega un papel clave en la regulación de muchas funciones fisiológicas.

De hecho, los cannabinoides son tan esenciales para la buena salud que tu cerebro produce sus propios cannabinoides.

Según este estudio, las funciones fisiológicas afectadas por los cannabinoides incluyen:

  • El apetito, la digestión y el metabolismo
  • El estado de ánimo, la memoria y el sueño
  • El control motor
  • La percepción del dolor
  • La función inmunológica (incluida la inflamación)
  • La fertilidad y el embarazo

Propiedades del CBD

Se ha demostrado que el Cannabidiol es un buen remedio para muchos problemas de salud; y ya que no crea dependencia y es totalmente seguro, es una gran alternativa para la mayoría de las personas, en especial para aquellas que están tratando de alejarse de las adicciones.

Hasta ahora, se sabe que el aceite de CBD ayuda a:

Alivia el dolor crónico y la inflamación

Hay muchas personas que viven con dolor crónico derivado de la fibromialgia u otras enfermedades que se han beneficiado enormemente del aceite.

No sólo minimiza la sensación de dolor, como indica esta investigación, al reducir significativamente la inflamación de las articulaciones; sino que su uso continuado también previene más dolor y daño nervioso en esas mismas articulaciones.

En el Canadá ya se ha aprobado para el tratamiento de la esclerosis múltiple y el dolor del cáncer.

Según los autores de un estudio, el CBD redujo significativamente la inflamación y el dolor crónicos en algunos ratones y ratas.

Y debido a que la inflamación crónica puede derivar en muchas enfermedades (como cardiopatías, cáncer, Alzheimer, diabetes tipo 1 e incluso las enfermedades autoinmunes), a la vez que trata la inflamación, mejora estas condiciones.

Reduce la ansiedad y el estrés

La depresión y la ansiedad afectan a millones de personas por todo el mundo, y cada año la cifra aumenta.

Según este estudio, el aceite de CBD como tratamiento para el trastorno de ansiedad generalizada, la ansiedad social, el trastorno de pánico o las fobias, mostró resultados prometedores.

Durante el primer mes, más del 79 por ciento de los pacientes informaron que se sentían más tranquilos, y continuaron sintiéndose más tranquilos durante la duración del estudio.

En lo que respecta a la depresión, se ha observado que el CBD reduce la depresión al aumentar los niveles de serotonina, un mensajero químico que se cree que desempeña un papel importante en la regulación del estado de ánimo.

Otro estudio mostró que el CBD induce efectos similares a los de los antidepresivos en ratones. Los datos de los animales son muy prometedores, pero todavía no se han realizado ensayos clínicos aleatorios rigurosos.

Reduce la epilepsia

Se ha demostrado la eficacia de la CBD en humanos para reducir los ataques en dos tipos raros de epilepsia que ocurren en los niños: El síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut.

En concreto, produce una disminución de la frecuencia de las convulsiones en 23 puntos porcentuales con respecto al placebo, y a veces las detiene por completo.

En base a esa evidencia, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobaron en el 2018 el uso por prescripción de Epidiolex, una forma purificada de aceite de CBD, para el tratamiento de estos síndromes que generalmente no responden a los medicamentos anticonvulsivos.

La investigación también muestra que el CBD puede ayudar a tratar las complicaciones que se derivan de la epilepsia, como la neurodegeneración, las lesiones neuronales y las enfermedades psiquiátricas.

Reduce el estrés oxidativo

Los radicales libres que forma nuestro cuerpo debido a la contaminación, los rayos UV del sol, etc., conduce al estrés oxidativo.

Dos estudios separados han demostrado que el aceite de CBD tiene cualidades antioxidantes y neuroprotectoras que ayudan a reducir el daño neurológico causado por los radicales libres.

Ayuda al tratamiento de las enfermedades cardíacas

Las enfermedades cardíacas son una de las principales causas de muerte en España. Una dieta y un estilo de vida saludables es el camino a seguir para estas personas, pero el aceite de CBD también puede ayudar.

En un pequeño estudio los investigadores observaron que el CBD puede ayudar a prevenir las fluctuaciones de la presión sanguínea debido al estrés.

Según los investigadores, el canabidiol ayuda a:

  • Reducir la obstrucción de las arterias
  • Reducir la respuesta cardiovascular inducida por el estrés
  • Reducir la presión sanguínea
  • Reducir el nivel de colesterol

Y como hemos visto en el punto anterior, el aceite de CBD ayuda a prevenir el estrés oxidativo y la inflamación, que a menudo son precursores de enfermedades cardíacas.

Ayuda para el tratamiento de la esquizofrenia

La esquizofrenia es una enfermedad mental grave y complicada que se suele tratar con terapia y fármacos (que suelen tener efectos secundarios graves).

Ahora, hay una alternativa segura que puede ayudar a reducir las alucinaciones, sin efectos secundarios: el aceite CBD.

A diferencia del THC, un compuesto psicoactivo que se encuentra en la marihuana y que puede aumentar la psicosis; la la CBD sólo ayuda a reducirla e incluso puede contrarrestar la psicosis provocada por el abuso de la marihuana.

En un estudio se determinó que el CBD tiene efectos similares a los de ciertas drogas antipsicóticas, pero este compuesto es mucho más seguro y una opción más eficaz para las personas con esquizofrenia.

Aunque se necesita más investigación para llevar la CBD a la práctica clínica.

Trata algunas condiciones de la piel

Varios estudios han demostrado que el aceite de CBD tiene un alto potencial para tratar las condiciones de la piel, como el eccema.

Te interesará: Las mejores cremas para el eccema

También ayuda a regular la producción de grasa de la piel, reduciendo así el acné. Este estudio encontró que el CBD ayuda a disminuir la producción de sebo, en parte debido a las propiedades antiinflamatorias del compuesto.

Además, el cannabidiol también contiene ciertos nutrientes como la vitamina E que ayudan a nutrir y proteger la piel.

Así que no se descarta que en el futuro el CBD se convierta en un tratamiento efectivo para el acné vulgar, la forma más común de acné.

Combate ciertos tipos de cáncer

En el caso de las personas que luchan contra el cáncer, el CBD puede proporcionarles una alternativa natural para el alivio del dolor y de los síntomas.

Aunque es necesario realizar más investigaciones sobre el papel del CBD en el tratamiento del cáncer, los datos de que se dispone actualmente parecen prometedores.

Según la Sociedad Americana del Cáncer, el aceite del CBD puede ralentizar el crecimiento y la propagación de ciertos tipos de cáncer (en animales), dado que este compuesto psicoactivo combate eficazmente el estrés oxidativo y la inflamación.

Los investigadores observaron que el compuesto tiende a suprimir el crecimiento de las células cancerosas y a promover su destrucción.

Ayuda a dejar de fumar

Fumar tabaco puede causar un enorme daño a la salud y el bienestar del fumador.

Además, es un factor de riesgo para enfermedades cardíacas, bronquitis, glaucoma, infertilidad, disfunción sexual, diabetes, hipertensión y varios tipos de cáncer.

La buena noticia es que muchos de los fumadores quieren dejar de fumar. Pero dejar de fumar no es nada sencillo.

El aceite de CBD ha mostrado un gran potencial para disminuir el nivel de bienestar que el cerebro del fumador obtiene al fumar tabaco, y por lo tanto menguar su dependencia.

Actúa como un parche de nicotina pero sin todos los efectos secundarios y los síntomas de abstinencia.

Un estudio realizado en 2013 descubrió que el tratamiento de la enfermedad de Crohn puede, en efecto, reducir la dependencia de la nicotina o del tabaco.

En este estudio, 12 fumadores recibieron inhaladores con aceite de CBD, mientras que los otros 12 participantes recibieron inhaladores sin CBD.

Los que usaron inhaladores ricos en CBD redujeron el número de cigarrillos fumados por día en un 40 por ciento. No hubo diferencia en los que no usaron CBD.

En otro estudio de 2015, los investigadores descubrieron que el CBD tiene múltiples beneficios que pueden ayudar a los fumadores a dejar de fumar, entre ellos la reducción de los trastornos de ansiedad social, el síndrome de abstinencia y otras medidas relacionadas con la adicción.

Además, el CBD ayuda con la depresión y relaja los nervios, lo que siempre es una gran ventaja para cualquiera que intente dejar de fumar.

¿Cuánta dosis hay que tomar?

El aceite de CBD todavía no está regulado, lo que significa que su dosis correcta todavía se desconoce.

Sin embargo, estudios realizados en seres humanos han indicado que se tolera bastante bien incluso hasta una dosis diaria de 1.500 mg.

Se han utilizado dosis de CBD de hasta 300 mg diarios de forma segura hasta 6 meses. Dosis de 1200-1500 mg diarios han sido usados con seguridad hasta por 4 semanas.

Y los aerosoles de canabidiol sublinguales se han usado en dosis de 2,5 mg hasta 2 semanas.

De hecho, según un examen reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta la fecha, no hay pruebas de uso recreativo del CBD ni de ningún problema de salud pública relacionado con el uso del CBD puro.

Conclusión

El cannabis se está volviendo muy popular como medicina segura y natural, con una toxicidad prácticamente nula.

Las investigaciones han calificado a este cannabinoide como una sustancia menos dañina y peligrosa que el alcohol y la nicotina.

Y además, puede ayudar a mejorar muchas enfermedades y problemas de salud sin los efectos secundarios de los medicamentos o las drogas.

Es innegable que muchas personas están eligiendo cada vez más productos con CDB en lugar de los medicamentos convencionales para el tratamiento de diferentes dolencias, tanto físicas como mentales.

Y cuanta más investigación hay, más beneficios se conocen. El aceite de CBD es uno de las tratamientos más prometedores que hay actualmente.

Lo último