Carmen Nieto

MET Ball

Por si no lo sabéis el MET tiene una nueva exposición dedicada a la moda, este año las protagonistas son dos mujeres de armas tomar que han cambiado el curso de la historia de la moda: Elsa Schiaparelli y Miuccia Prada. La alfombra roja no podía estar más abarrotada, ríetele tu de los Oscars…

Anna Wintour era la maestra de ceremonias como de costumbre, vestida de blanco con un vestido inspirado en Elsa Schiaparelli firmado por Prada, un 2 en 1 de lujo, con una langosta dorada. La acompañaba su preciosa hija Bee Shaffer vestida de Erdem así como infinidad de diseñadores, modelos y celebrities.

MET Ball

Si dejamos de lado a Miuccia que acudía tremenda en pantalones y con prisas, el rey de la noche fue mi adorado Riccardo Tisci, guapo y simpático acompañado de dos de las mejor vestidas de la noche: Rooney Mara y Beyoncé. Impecables sin más, cada una en su línea, pero ambas de negro y con transparencias, la cantante con cola, plumas y degradado en lila. Pero no fueron las únicas que eligieron Givenchy, Gisele Bündchen, Carine Roitfeld y Liv Tyler todas de negro, se decantaron por el savoir faire de la casa. Ese amor por lo oscuro y romántico hace de Tisci un éxito seguro. Le amo.

Otra de mis predilectas, Florence Welch brilló igualmente en la alfombra roja, vestida de Alexander McQueen. El vestido no podía ser más pomposo y sin embargo no le podía encajar mejor… Cate Blanchett también apoyó a la casa McQueen y acompañó a Sarah Burton, mucho más discreta que Florence, con un vestido negro, aunque lleno de detalles y texturas.

La moda de Alexander McQueen

Pero hay que hablar de Prada, la marca reina de la noche y que sin duda vistió a más famosas. Carey Mulligan fue una de las que eligió la firma italiana, con un vestido de lentejuelas oversize en plata. También siguieron a Miuccia: Amber Valetta, Jessica Biel, Eva Mendes, Angela Lindvall, Linda Evangelista y Grace Coddington; con vestidos de distintas colecciones de la firma, mostrando la versatilidad de Prada. Pero la cosa no quedó aquí, destacaron en Prada Diane Kruger, con un gown vaporoso en azul eléctrico, Gwyneth Paltrow, con un espectacular mini vestido en plata y Kate Bosworth entre plumas degradadas. Brava Miuccia.

Me sorprendió positivamente Lana del Rey, vestida de plata y con una capa negra, todo por obra y gracia del maravilloso Joseph Altuzarra. Isabel Lucas fue la elegida por Proenza Schouler, aunque no deslumbró. Guapísima apareció Scarlett Johansson de Dolce & Gabbana, con un vestido dorado y blanco muy rococó.

Por suerte las chicas Valentino brillaron con luz propia, por un lado la jovencísima y dulce Lily Collins, del otro, la consagradísima fashionista Sarah Jessica Parker. Vivan las flores y los vestidos románticos de la firma italiana.

Karolina Kurkova fue de las más arriesgadas de la noche, con un turbante (imitación de Kate hace unos años con Marc Jacobs…) cuajado de lentejuelas como su vestido, con una espalda de vértigo. Todo por obra y arte de la genial Rachel Zoe.

Siguiendo con las tops: Anja Rubik, se pasó de largo con su vestido de Anthony Vaccarello. Para empezar es too sexy, mucha piel está a la vista pasándose al lado de lo chabacano, y después está la cuestión del peso…de los huesitos de Anja, que así a la vista, no juegan a su favor. No entraré en el dilema del peso, etc.. Quizás es su constitución pero es ciertamente impresionante.

Michael Kors acudió acompañado de Hillary Swank y Jessica Alba, ambas vestidas con sus diseños, la primera en rojo y la última en dorado. Stella McCartney fue otra de las diseñadoras pluriempleadas de la noche, con looks tan dispares como los de Cameron Díaz, sexy de dorado o M.I.A muy en su línea, con un look tropical de corto…

Camilla Belle acertó como de costumbre esta vez con un vestido de Ralph Lauren, en plata y con un look muy glam y retro. Marc Jacobs hizo gala de su locura habitual vestido de Commes des Garçons mostrando su ropa interior bajo un vestido transparente. Él visitó a Alexa Chung de Louis Vuitton así como a Natalia Vodianova.

El repertorio de Glee también acertó, por un lado Lea Michelle se lució con un gown de lentejuelas azul oscuro de Diane Von Furstenberg. Por su parte, Dianna Agron optó por el verde esmeralda de Carolina Herrera y lucía espectacular. Me sorprende gratamente ver que Renée Zellweger ha dejado de lado a Carolina Herrera y apuesta por Pucci con Peter Dundas a su cabeza. El vestido es un gown impresionante, negro, con cola, plumas y transparencias, excesivo pero precioso.

Entre las horteras destaca desgraciadamente Coco Rocha, la top arriesgó con el color de un retro Givenchy en amarillo y rosa. Esta vez la suerte de Zac Posen no la acompañó, el diseñador acudió acompañado por la actriz Amber Heard. Otra que falló fue Christina Ricci, vestida con un excesivo vestido de Thakoon. Pero para hortera Giovanna Battaglia, de Dolce & Gabbana, excesiva y rupestre. Me apenó enormemente ver a Nicolas Ghesquière acompañado de Kristen Stewart más horrible que nunca.

Mucho más acertada estaba Claire Danes, de blanco en J. Mendel con cuello escote tipo solapa. Por no hablar de Rihanna, guapísima de negro por el salvaje Tom Ford. Muy original acudió Kirsten Dunst con un look 40’s firmado por Rodarte. Mary Kate Olsen, muy oxigenada vistió de negro por su The Row, muy guapa. Marion Cotillard brilló de Dior siendo una de las más bellas de la noche. Chloé Sevigny de las más originales y sexys de Miu Miu muy 60’s.

Por allí también vimos a Solange Knowles de amarillo con un vestido tipo péplum firmado por Rachel Roy; Emma Stone de Lanvin; Emily Blunt en un Calvin Klein rosa body con así como Rosario Dawson y Hanneli Mustaparta; Candice Swanepoel de Rag & Bone; Nina Dobrev muy guapa de Donna Karan Atelier; Dakota Fanning de Louis Vuitton así como Jessica Chastain; Elizabeth Banks de Mary Katrantzou; January Jones de Versace, Jordan Dunn Balmain, Doutzen Kroes de Roland Mouret y Poppy Delavigne en Chanel.

También Rashida Jones y Brooklyn Decker de Tory Burch; Ginnifer Goodwin de Moniquie Lhuillier; Amy Adams de Gianbattista Valli; Emma Roberts de Escada; Kristen Bell de Tommy Hilfiger; Sofia Vergara de Marchesa así como Leighton Meester que se pasó con el autobronceado; Caroline Trentini de Theyskens, Jessica Stam de Dior; Rosie Huntington- Whiteley de Burberry; Chanel Iman de Tom Ford; Malin Akerman de Diane Von Furstenberg y Carolyn Murphy de Alexander Wang, Ashley Greene de Donna Karan Atelier, Dree Hemingway de Topshop, Constance Jablonski de Haider Ackermann y Heidi Klum de Escada.