Cómo cuidar las pestañas

Cómo cuidar las pestañas

Si los ojos son las ventanas del alma, entonces debemos asegurarnos de cuidar las cortinas, o lo que es lo mismo, nuestras pestañas.

Mejoramos la apariencia de nuestras pestañas con rímel para intensificar nuestra mirada, pero no pensamos en su cuidado y salud, aunque debiéramos de hacerlo.

Las pestañas ayudan a proteger nuestros ojos de objetos extraños y, además, cuando se ven bien, nos vemos bien. Entonces, ¿cómo podemos cuidarlas adecuadamente?

Primero hay que entender lo que son: cabello. Así es, una pestaña es un pelo que crece en el borde del párpado y protege los ojos de los desechos no deseados, como la suciedad, el sudor y el agua.

Básicamente, las pestañas son la primera línea de defensa para nuestros ojos, un órgano muy sensible; y como tal, deben ser tratadas con cuidado.

Las pestañas del párpado superior son más tupidas que las de la línea de las pestañas inferiores (alrededor de 300 vs. 100 pestañas), y las del medio son generalmente más largas que las de los bordes.

Se supone que se caen regularmente (el ciclo de vida de una pestaña sana es de sólo tres meses) y en este momento, el 90% de tus pestañas están creciendo activamente.

Así que si casi todas tus pestañas están creciendo y desarrollándose casi todo el tiempo, ¿no tiene sentido cuidarlas regularmente y no sólo una vez al año cuando te acuerdas?

Y aunque no hay un producto o una acción que pueda garantizar unas pestañas sanas y felices, un poco de atención, mimos (y un par de productos) sirven de mucho.

Elige tu rímel sabiamente

Elimina el rímel waterproof de tu neceser. Para el uso diario, mantente alejado de las fórmulas de larga duración, ya que es una fórmula increíblemente seca, y su misma naturaleza lo hace casi imposible de eliminar sin tener que sacrificar unas cuantas pestañas en el camino.

En su lugar, busca una máscara de pestañas diaria que esté compuesta de ingredientes naturales como pigmentos minerales para no irritar los ojos, e ingredientes hidratantes y nutritivos como aceites, mantecas y ceras para acondicionar las pestañas.

Evita ingredientes como el alcohol etílico, ya que seca bastante, haciendo que las pestañas se vuelvan quebradizas y que se rompan. Busque máscaras que también estén libres de parabenos y ftalatos.

También presta atención al cepillo: Uno que sea flexible y tenga cerdas densas significa que sólo tendrás que aplicar una o dos capas, ya que es probable que cubra todas las pestañas a la primera.

Desmaquilla tus ojos cada vez que te los maquilles

Esto ya lo sabes, pero te lo vuelvo a repetir. Por el bien de tu piel y tus pestañas, desmaquíllate todos los días.

Recuerda, las pestañas son vello, y si no te quitas el rímel, es como si no te quitases la laca del pelo. Malo, ¿verdad? Deja que tus pestañas respiren.

Limpia tus pestañas con cuidado

Ahora que estás convencida de limpiar tus pestañas tienes que elegir el limpiador que más te guste.

Busca limpiadores especialmente recomendados para los ojos, a base de aceite, y límpialos suavemente con una esponja o disco de algodón para eliminar la suciedad y el maquillaje.

Si estás tratando con rímel particularmente obstinado o pestañas frágiles, puede que desees utilizar un limpiador en crema en su lugar. Los limpiadores en crema son súper suaves con las pestañas (sin dejar de limpiarlas) porque aseguran que no va a haber tirones.

Con los limpiadores y bálsamos de aceite, el movimiento de frotar el producto sobre las pestañas hace que las pestañas se caigan más fácilmente, así que ten cuidado.

Acondiciona las pestañas

Para tratar realmente tus pestañas como si importaran, considera acondicionarlas un poco de la misma manera que aplicas diligentemente cremas, serums y aceites e hidratantes a tu piel antes de acostarte todas las noches.

Recuerda, las pestañas son pelo y el cabello necesita ser acondicionado para estar sano, largo y fuerte.

Puedes hacerlo con aceite de coco o de ricino, que son hidrates y acondicionadores naturales.

Fomenta su crecimiento

Como último paso, puedes dar un empujoncito a tus pestañas aplicando un serum de crecimiento o fortalecimiento que promueva la densidad, la longitud y, lo más importante, el diámetro de las pestañas naturales.

Hay muchos serums en el mercado, pero puedes encontrar los mejores en este artículo.

Cualquiera de ellos te ayudará a tener la densidad y grosor en las pestañas que siempre quisiste.

Lo último