Carmen Nieto

Camisas sin plancha

Si hay algo que no nos gusta nada de tener que llevar ropa, es lavarla y plancharla cada una o dos puestas. Pero este pequeño problema del tercer mundo puede terminarse pronto gracias a Sepiia, la startup de camisas que no huelen, no se manchan y tampoco se arrugan.

Un producto que de momento sólo está disponible para hombres, pues son los que más suelen utilizar esta prenda tan básica, y son los que más se quejan de lo poco que duran limpias y planchadas.

Camisas sin plancha

¿Cuantos hombres hay en la sala que no se ponen camisa solo por no plancharla? Seguro que más de uno. Un producto especialmente pensado para aquellos consumidores que viajan regularmente, y que tras su paso por la maleta, encuentran una camisa llena de arrugas, cuando la habían planchado antes de meterla.

Pero no solamente aguanta sin arrugarse aunque la hagas un grurruño, también es hidrófuga. Esto quiere decir que repele los líquidos, así no importará tanto que nos tiren el café encima sin querer.

Con salvedades, por supuesto. El café deberá estar frío, pues una alta temperatura implica una reacción diferente en el tejido, y el efecto hidrófugo se perdería. Tampoco funciona con aceite o tinta, ya que su composición es diferente.

Como hemos visto, no se arruga, repele la mayoría de los derrames, pero es que además es inodora, por lo que nos la podemos poner varios días seguidos sin que huela mal.

¿Cómo es posible? Todas estas características son gracias a la composición de la camisa. Una fibra de poliester intrincada con una forma de trébol, que gracias a su forma, puede dejar que pase mucho más aire y humedad.

Esto lo hace mucho más transpirable para eliminar el agua, el sudor y cualquier otro líquido. Para resolver el tema del olor, se ha tejido partículas de plata a la tela, ya que la plata es antibacteriana, lo que ayuda a eliminar el mal olor del sudor corporal; que no el mal olor ambiental.

Y por último, cada prenda tiene un tratamiento hidrófugo y oleófugo para evitar los líquidos, y una costura que evita que se arrugue más de lo normal.

Hasta aquí, parece que todo sonbuenas noticias. Pero como todo, tiene su parte mala. La primera mala noticia es su precio: 80€, un coste que no todo el mundo puede permitirse en una camisa.

Otra de sus desventajas es que cuantos más lavados le demos, su efecto irá disminuyendo. Ha aguantado 60 lavados, pero a partir de aquí, sus propiedades desaparecerán y será una camisa normal.

Lo bueno es que la podemos poner hasta 15 días seguidos antes de lavarla, por lo cual, una sola camisa nos va a durar 2 años y medio, y la podremos poner todos los días, lavándola tan sólo 2 veces al mes.

¿Te das cuenta de las coladas y las planchas que te ahorrarás? Sólo por eso merece la pena.